Pulquería Nomás no llores

con No hay comentarios
¡Curados! Foto: Alesita Ríos
¡Curados! Foto: Alesita Ríos

Desde la época prehispánica hasta el Porfiriato, la producción pulquera era una de las actividades económicas con mayor influencia e impacto en el país. Tan es así que ¡había una pulquería casi en cada esquina de la Ciudad de México! Sin embargo, la popularidad de la cerveza, otros licores e incluso, el terremoto del 85 provocaron una disminución notable en el consumo del pulque durante el siglo XX.

Nomás no llores, ubicada en el hermoso Xochimilco, es una de las pocas pulquerías que lograron sobrevivir a esta etapa, y desde hace 50 años se ha posicionado como uno de los lugares favoritos de jóvenes y grandes para tomar esta nutritiva bebida de los dioses y, además, los deliciosos curados que todavía son preparados, por el dueño Jesús Gutiérrez, de manera artesanal, es decir, las frutas son machacadas a mano.

Esta pulcata conserva todavía algunos elementos muy característicos de las antiguas  pulquerías: el aserrín en el piso, un altar a la Virgen de Guadalupe, azulejos en las paredes y, un elemento más moderno, la típica rockola. ¿Sabías que anteriormente existía una sección de hombres y otra de mujeres, cuando no eran atendidas afuera, en estos lugares? En la actualidad, ninguna pulcata conserva dicha separación, pero en Nomás no llores puedes identificar este ex elemento en la parte de los tragaluces.

Los sabores de los curados son diferentes todos los días, pero los más comunes suelen ser el de avena, guayaba, mango y jitomate. También tienen cerveza para quienes gustan empezar con algo diferente. Así que de lunes a domingo, seguro tienes una cita en esta pulquería, una de las más famosas al sur de la Ciudad de México.

¿Te animas a probar lo que antes era la bebida predilecta de nuestros ancestros aztecas? Bebamos pulque, bebamos curados; pero sobre todo, ¡no permitamos que la bebida nacional desaparezca!

Horario: Lunes a domingo de 8:00 am a 8:00 pm.

Galería:

Dirección:

Puglover, amante de las caminatas por la noche y de los cómics.

Dejar un comentario