Okja: ¿la película que te volverá vegano?

con 1 comentario
Okja, veganismo
Okja. Foto Konbini.com

 

Aunque Okja es una película de ficción, muestra una parte de la realidad que muchos nos negamos a ver. Es definitivo que esta película logra poner sobre la mesa varios temas que no son fáciles de digerir. Particularmente, generó polémica porque organizaciones dedicadas a la protección animal, como PETA, señalaron que algunas personas se volcaron al veganismo debido a las emociones generadas por la historia de una supercerdo. Sin embargo, ¿tiene una película el poder de transformar los hábitos de una persona?

 

¿De qué va?

Una corporación agroindustrial se sube al tren del ecologismo e intenta convencer a los consumidores de adquirir productos genéticamente modificados. Algunos supercerdos, que en realidad tienen el aspecto de un elefante- hipopótamo-vaquita marina, son enviados a diferentes partes del mundo para ser criados durante 10 años. Okja, la figura central de la trama, vive en una zona rural de Corea del Sur junto con Mija (An Seo Hyun), una niña intrépida que durante la película hará lo posible para mantener a su superamiga con vida. En su camino se atraviesan Lucy Mirando (Tilda Swinton) dueña del corporativo, un grupo de activistas del Frente por la Liberación Animal y un conductor de televisión bastante soso (Jake Gyllenhaal).

¿Es una película vegana o invita al veganismo?

En realidad, no lo es. De hecho los propios actores declararon al New York Times que pese a sentirse conmovidos por la temática del maltrato animal a causa de la industria alimentaria, han consumido carne tras la película. El director, Bong Joon Ho, aseguró que su intención no fue hacer revuelo con aquello de los derechos de los animales, pero de alguna forma logró trasladar el dolor físico y emocional que experimentan estos seres a causa de esta forma de producción.

Por otro lado, la historia se concentra en un sólo personaje animal semidomesticado, lo cual contradice de cierta manera los valores de organizaciones como el Frente por la Liberación Animal (que realmente existe). Además, en alguna escena Mija, acompañada de su abuelo, come un platillo con pollo, con lo cual denota que su interés por los animales se reduce a Okja, quien es como su mascota.

 

Entonces, ¿vale la pena ver Okja?

La respuesta definitiva es: ¡Por supuesto! Esta es una propuesta cinematográfica interesante por sus contrastes: muchos toques de inocencia y empatía para tratar temas que no son para nada banales, sin alcanzar un dramatismo exagerado. Es un equilibrio perfecto entre la ficción y la realidad, que te pondrá a  pensar un poco más en el sufrimiento que viven los animales usados para el masivo consumo humano. En definitiva no es una película que te convierta en vegano de la noche a la mañana, pero con suerte te invitará a reflexionar respecto a la normalización de esta forma de alimentación.

Así que ve a darle play a Netflix y cuéntanos qué opinas de esta película. ¿Se te quitarán las ganas de comer carne?

Nada como disfrutar de los pequeños placeres de la vida, por ejemplo: comer.

Un comentario

  1. […] Además, no hace falta ver toda la información que existe sobre el maltrato animal para considerar qe la carne que consumimos ha sido modificada para ofrece cantidad en vez de calidad. Puede ver el ejemplo de la película de Nteflix Okja, una crítica a la contaminación de la industria alimentaria. […]

Dejar un comentario